Ya no puedo pagar mis tarjetas de crédito

Montos, pagos mínimos, estados de cuenta, intereses, deudas, etc. Todo ello puede armar un verdadero rompecabezas para las personas deseosas de manejar correctamente sus tarjetas de crédito. Y es que, de por sí es difícil gestionar un sólo plástico crediticio, ahora imaginémonos gestionar dos o tres de ellas, de manera simultánea, sin poner en riesgo la estabilidad de nuestras finanzas personales, o terminar más endeudados que nunca, arriesgando el patrimonio propio con amenazas de embargos, por ejemplo. Cuando llega la temida situación de ya no poder pagar las tarjetas de crédito ¿Qué hacer?

Una recomendación acertada es conocer a la perfección todo lo relacionado con los plásticos bancarios y los productos crediticios que manejan las empresas financieras. Es un primer paso para superar la situación de ya no poder pagar las tarjetas de crédito.

Revisar con cuidado el estado de cuenta

En este documento se muestran distintos conceptos que es indispensable comprender para el caso de manejar convenientemente un plástico crediticio. Uno de ellos es el capital, o lo que se debe. Se relaciona con el monto del adeudo en su totalidad relacionado con el acumulado de las compras o los retiros de efectivo a lo largo de la fecha de corte. También hay que añadir a ello, las comisiones que correspondan por esas operaciones.

El riesgo de las tasas de interés

Uno de los motivos por los cuales los tarjetahabientes en cierto momento ya no son capaces de pagar sus deudas se relaciona con las tasas de interés que manejan las instituciones bancarias. Se trata de otro factor indispensable relacionado con las tarjetas crediticias. Se refiere al porcentaje que cobra la institución bancaria por cuestión del financiamiento que ha hecho entrega, es decir, por el préstamo de dinero que ha concedido.

En cuanto pasa la fecha de corte, si se ha liquidado el monto total del adeudo, es decir, el capital total, se estará utilizando el plástico crediticio de modo excelente, puesto que así no se deberá de pagar intereses al banco. Pero de no ser así, es decir, si en la fecha indicada no se ha liquidado el total de la deuda, entonces sí que deberemos pagar intereses por ese compromiso financiero no cumplido.

Cabe mencionar que las tasas de interés que nos cobrarán varía de un plástico crediticio al otro y de una entidad bancaria a otra. Todo ello es indispensable de conocer, para no llegar a la situación tan delicada de exclamar “ya no puedo pagar mis tarjetas de crédito”.


Categorías:
Créditos Creditos en México Tarjetas de Crédito

Comentarios