Tips básicos para el ahorro bancario

No hay una fórmula mágica para tener finanzas sanas y el bienestar económico garantizado. Existen muchos factores a considerar y uno de ellos se refiere al ahorro que se efectúe con el paso del tiempo. En lo que sigue, además de ponderar en la importancia del ahorro para las finanzas personales, les ofreceremos algunos tips básicos para aprovechar al máximo esta siempre positiva práctica.

En primera instancia hay que empezar a ahorrar en este mismo momento. No importa si se es joven o un adulto maduro. Hay que iniciar ahorrando un poco al principio y después, conforme se avance en los gastos, se cubran nuestras deudas y se tenga una mejor organización financiera, hay que conseguir ahorrar más.

Es conveniente fijarse una meta de ahorro mes con mes y si no se tiene una cuenta de ahorros separada donde guardar lo ahorrado, hay que acudir con la alcancía al banco a final de mes y depositar todo lo que se ha podido ahorrar. No es mala idea acudir con nuestros hijos, para enseñarles tan positiva práctica con el ejemplo.

Ahora bien, es aconsejable pagar las deudas con elevado interés, antes de decidirse a ahorrar. El proceso que debe seguirse es fondo de emergencia-pago de las deudas-ahorro. No es redituable ahorrar al cinco por ciento de interés, cuando se debe en las tarjetas crediticias al dieciocho por ciento.

También es recomendable, guardar por lo menos diez por ciento de nuestro salario para el fondo del retiro. Esto, con el paso del tiempo y mucha constancia, nos ayudará a tener el mejor retiro posible.

Es bueno mantener por lo menos tres sueldos en el fondo de emergencia; abrir una cuenta de ahorros; establecer un plan automático de ahorro, de manera que el banco pueda deducir automáticamente nuestros ahorros en cuanto nos depositen nuestro salario. Procediendo así, nos estaremos pagando primero a nosotros antes que a nuestros acreedores. Se trata de una eficiente estrategia para forzarnos a ahorrar y a aprender a vivir por debajo de nuestras posibilidades.

Un tip adicional es el de evitar la tarjeta de débito. En nuestra cuenta de ahorros, el único acceso que necesitamos es la libreta. Una tarjeta de débito solamente nos despierta la tentación de gastarnos el dinero en cosas que no necesitamos realmente y que nos generará satisfacciones instantáneas y grandes amarguras de manera posterior.

Fuente de la imagen: http://www.educacionyculturaaz.com/


Categorías:
Creditos en México

Comentarios