Tarjetas de crédito y tarjetas de débito

Es oportuno comentar las diferencias que existen entre las tarjetas de crédito y las tarjetas de débito. Con una tarjeta de débito el cargo en cuenta se da de manera directa, mientras que en el caso de las tarjetas de crédito, estas son, esencialmente, un medio de financiación, y nos da la oportunidad de comprar algo sin desembolsar el dinero de inmediato.

Sin embargo, la diferencia principal que hay entre las dos es que, con una tarjeta de débito, como su nombre lo señala, el precio de un producto adquirido se debita (se descuenta) desde una cuenta que el cliente ya tiene en ese banco, y por lo consiguiente, salvo que el banco nos ofrezca alguna clase de préstamo, una vez que la cuenta no tiene ya más fondos, no es posible seguir comprando nada, o extraer dinero con la tarjeta, hasta que la cuenta vuelva a tener una cantidad similar o superior de dinero, comparada con el monto del producto adquirido.

En contraste, con una tarjeta de crédito se tiene disponible-precisamente- un crédito que nos otorga el banco para efectuar una compra. En este caso, si bien las dos tarjetas pueden tener un costo de mantenimiento, por lo que se refiere a la tarjeta de crédito, hay que sumarle los intereses que puedan manejarse por el financiamiento de tal capital.

Otra diferencia importante es que en casi todos los casos, las tarjetas de débito nos dan la oportunidad de hacer retiros de los cajeros automáticos de la red a la que forman parte. Es un mecanismo parecido al de retirar dinero de la ventanilla del banco. En cambio, en el caso de las tarjetas de crédito no nos suelen dar esta posibilidad. Lo último depende del banco, de la marca de la tarjeta, de la red a la que forme parte y del país donde uno se encuentre.

No sobra mencionar que la utilización inadecuada de las tarjetas de crédito o de débito puede derivar que el consumidor sufra desagradables eventos. Por ejemplo, el usuario que cometa esta falla puede quedarse sin fondos en su cuenta, sin poder gastar más de lo que tiene. Al final lo más seguro es que termine con más deudas.

 Fuente de la imagen: http://planeatusfinanzas.com/


Categorías:
Tarjetas de Crédito

Comentarios