Tarjetas de crédito adicionales, para que tener

Las tarjetas de crédito consideradas como extras, complementarias o adicionales son más valiosas de lo que podrían pensarse. Se trata de productos bancarios creados ex profeso para que los responsables de las cuentas bancarias puedan brindarles a sus dependientes económicos, por ejemplo, sus vástagos, su esposo o esposa, un valioso recurso para realizar pagos y compras. No obstante, las tarjetas de crédito adicionales nos despiertan una serie de interrogantes que ameritan ser dilucidados. Por ejemplo, ¿Para que sirven estos plásticos y quienes pueden solicitarlos? ¿Cuáles son las implicaciones que tienen en nuestro historial de crédito?

Justo para profundizar acerca de esta temática: para qué tener tarjetas de crédito adicionales, les compartiremos en lo que sigue, algunas valiosas observaciones.

La utilidad de las tarjetas de crédito adicionales

Si bien las tarjetas de crédito complementarias son útiles y prácticas, no ayudan demasiado en forjar un historial crediticio. Esto se debe a que el responsable de la línea de crédito es el titular de la cuenta y los plásticos complementarios no crean historial crediticio para los tarjetahabientes adicionales.

Ahora bien, una pregunta interesante es la saber qué sucede si el tarjetahabiente adicional efectúa compras no autorizadas con el plástico o se niega a cubrir el pago correspondiente, aunque se comprometió a ello. Pues bien, ese es el principal riesgo que tienen quienes otorgan un plástico complementario a un familiar o dependiente. Las legislaciones son claras al respecto: el responsable de liquidar los gastos realizados por el usuario adicional es el titular de la tarjeta.

Medidas de seguridad relacionadas con las tarjetas crediticias adicionales

Por lo anterior es recomendable proporcionarle una tarjeta de crédito adicional solamente a personas que cuenten con nuestra total confianza. También es acertado establecer un límite de crédito específico para los plásticos adicionales. Muchos bancos manejan esta opción, la cual es eficaz para controlar los gastos realizados por hijos y familiares, e incluso aumentarlo o disminuirlo si se da el caso. De presentarse un desacuerdo con ese familiar o conocido beneficiario de la tarjeta adicional, hay que solicitar al banco inmediatamente su cancelación.

También conviene saber que los poseedores de plásticos complementarios no pueden solicitar incrementos de crédito, cancelar la cuenta o dar la autorización para compras que impliquen un mayor uso de crédito. De acuerdo con lo que hemos comentado, a la cuestión acerca de para qué tener una tarjeta de crédito complementaria se le pueden dar varias respuestas y razones posibles, todas ellas de gran relevancia.


Categorías:
Créditos Tarjetas de Crédito Tips Financieros

Comentarios