Riesgosas prácticas que se pueden realizar con una tarjeta de crédito

Las prácticas absurdas o poco recomendables al conseguir una tarjeta de crédito, pueden poner en riesgo nuestra información financiera o personal. Lo que los ciberdelincuentes pueden aprovechar para dejar vacías tus cuentas. Existen de equivocaciones a equivocaciones y en el campo de las finanzas la utilización de instrumentos relacionados con nuestros gastos e ingresos, pueden derivar en una verdadera catástrofe para el bolsillo, de no tomar las debidas precauciones.

Minimizar los riesgos de exponer los datos incluidos en tu tarjeta de crédito, es el primer paso que puede llevarte a sufrir un grave desfalco. Cuando se presenta un caso de extravío o robo de cartera, los usuarios reportan de inmediato a su banco, pero pocas personas cuidan como es debido el uso que se le da a la información incluida en el plástico, como número de tarjeta, emisor y fechas señaladas.

Estos son los tres principales errores relacionados con exponer la información de las tarjetas de crédito.

Escribir el número

No se debe enviar emails o mensajes de texto con los dígitos contenidos en las tarjetas de crédito. Una vez que se le da enviar al mensaje, se pierde todo control sobre esa información. Y aunque se tenga plena confianza en el receptor, desde ese evento la cuenta de correo puede hallarse sujeta a diferentes riesgos cibernéticos, o bien, la información incluida en ese teléfono puede ser sustraída ilegalmente.

Tomarle fotografías

No es igual tomarse una selfie en la playa, que compartir en las redes sociales una fotografía de tu tarjeta cuando la estas utilizando. Y aunque no parezca así, es una práctica más difundida de lo que se piensa. Muchos usuarios y usuarias de Twitter comparten fotografías de sus tarjetas de crédito, porque lucen muy bien o porque se sienten felices de haber obtenido un crédito. En cuanto los delincuentes han conseguido una imagen con la información de la tarjeta, no hay marcha atrás para que se presente el fraude.

Comprar en cualquier sitio online

El tercer error se relaciona con no comprobar la seguridad de los sitios en la Red. Estadísticas recientes señalan que la tarjeta de crédito sigue siendo el medio de pago más usado para las compras online con el 64% de las transacciones que se realizaron por este medio el año anterior. La verdad es que, el instante de introducir los datos de nuestra tarjeta de crédito en un portal web puede marcar la diferencia entre un fraude y una compra plenamente exitosa. Antes de proporcionar cualquier dato, es imprescindible revisar que la barra de navegación sea segura (es decir que tenga “https”) y también borrar el historial de navegación para evitarse cualquier susto y afrenta al bolsillo.

Imagen: http://www.crhoy.com/


Categorías:
Tarjetas de Crédito

Comentarios