Qué son y cómo funcionan las tarjetas de crédito corporativas

Las tarjetas de crédito corporativas se proyectan como medios de pago que posibilitan a las empresas controlar mejor y con más agilidad los gastos de representación y de viaje de sus ejecutivos. También sirven para cubrir el pago a proveedores, equipos de cómputo, y material de oficina por ejemplo.

La empresa ofrece esa línea de crédito que el banco le concedió (a través de una tarjeta de crédito) o bien por medio de recursos particulares de esas compañías ( lo que sería un débito empresarial), para la utilización de sus ejecutivos, siempre respetando sus procedimientos y políticas internas.

Ahora bien, las entidades que manejan tarjetas de crédito corporativas tienen diferentes variedades: las hay de servicio, de débito y de crédito. Las primeras permiten a las compañías disponer de líneas de financiamiento temporal (casi siempre 40 días), al final de las cuales deben liquidar el total de la cantidad utilizada. Las segundas son las que usan sus recursos propios y las terceras son similares a las de servicio, pero si la compañía no paga la totalidad del saldo que utilizó, deberá cubrir elevados intereses.

En general, las tarjetas corporativas brindan a las compañías y a quienes las utilizan servicios financieros y generales que derivan en notables beneficios para ambas instancias. Son instrumentos para llevar a cabo una eficiente administración de los gastos de sus ejecutivos y llevar un mejor monitoreo de las compras realizadas y para efectuar alianzas con los mejores proveedores.


Categorías:
Créditos Creditos en México Tarjetas de Crédito

Comentarios