¿Qué es la portabilidad hipotecaria?

En la actualidad hay numerosas dudas acerca de la portabilidad hipotecaria, lo que implica y el procedimiento adecuado que se debe seguir para transferir un financiamiento de una entidad bancaria a otra. Es indispensable aclarar que la portabilidad no implica la extinción de un crédito que se tenga pendiente de cubrir con una institución bancaria, sino de la sustitución del acreedor relacionado con ese financiamiento.

Ahora bien, técnicamente la denominación correcta de la portabilidad hipotecaria es la de “subrogación de acreedor”. Este concepto implica que una entidad bancaria realice la adquisición del crédito hipotecario del banco con el cual se tenga contratado ese financiamiento pero ofreciéndonos condiciones más beneficiosas, principalmente en lo que respecta a las tasas de interés.

Como habíamos comentado previamente la portabilidad no quiere decir la extinción de un crédito que se tenga contratado con una entidad bancaria para conseguir un nuevo financiamiento con un banco diferente, puesto que esta transacción implicaría gastos más considerables, en especial por la cancelación de la primera transacción hipotecaria, el trámite de una hipoteca nueva, la comisión por apertura de un financiamiento y pagos adicionales difíciles de cubrir.

Es en este caso donde sobresale la opción de portabilidad hipotecaria, la cual consiste básicamente en la sustitución del acreedor implicado en el crédito original, el cual continuará garantizado de acuerdo a la validez de esa misma operación hipotecaria, la constituida inicialmente, cambiándose solamente el nombre del acreedor, el nuevo plazo fijado para el pago, una tasa de interés nueva además de referir todos esas modificaciones en el Registro Público de la Propiedad.

Sin embargo, es preciso señalar que, cuando se presenta un caso de portabilidad hipotecaria, no se precisa de una nueva escrituración, ni el pago de más impuestos. Lo único que se realiza es una modificación en la inscripción ya existente en el Registro Público de la Propiedad, en donde se deja constancia de los cambios de tasa y de acreedor por medio de un convenio establecido ante una instancia notarial. El costo de todo ello varía de acuerdo a la entidad donde se realiza la operación de portabilidad hipotecaria.


Categorías:
Credito Hipotecario Créditos Creditos en México

Comentarios