Precaución con los módicos pagos

Comprar algún producto electrodoméstico o un artículo de moderna tecnología no siempre es sencillo, por lo menos para la mayoría de la población. Y es que el elevado costo que tienen tales mercancías, hace que, por lo general, no se cuente con el dinero en efectivo necesario para pagar por el producto en una sola exhibición. De modo que la manera más accesible es hacerlo a través de un sistema de pagos.

Al respecto, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), aconseja tener precaución con esta clase de financiamiento, por el modo en el que puede dañar la economía familiar.

Por supuesto, de entrada esta variedad de crédito puede proyectarse como “cómoda” para comprar algún enser, aprovechando que solo se deben pagar cómodas y fijas mensualidades durante un plazo predeterminado, mismo que puede ser a la semana, a la quincena o al mes. Como quiera que sea, es preciso analizar con mayor detenimiento, la conveniencia de la adquisición.

Es indispensable considerar con detenimiento por cuánto tiempo se deberá cumplir con los pagos periódicos, puesto que a veces se duplica el precio real del artículo. Lo anterior, por el hecho de que solo una fracción del pago se destina para la deuda y el resto corresponde al pago de intereses. A final de cuentas tal esquema de financiamiento podría ser más caro de lo que aparenta en primera instancia.

Así también, se debe analizar a cuánto asciende el enganche requerido para conseguir el crédito, cuál es la tasa de interés que nos cobran y el Costo Anual Total (CAT) que se maneja, o bien, si hay alguna penalización por efectuar pagos anticipados.

A final de cuentas, entre más grande sea el plazo manejado, mayor será el importe pagado al final por ese crédito, aun cuando los pagos parezcan cómodos y chiquitos.


Categorías:
Créditos Creditos en México Tarjetas de Crédito

Comentarios