Los pagos pequeños, pros y contras

Una cuestión interesante acerca de las finanzas cotidianas, es saber si nos convienen los esquemas de crédito de pagos pequeños, de esos que manejan las tiendas de autoservicio o las departamentales. En ocasiones este mecanismo de pago se perfila como una alternativa a las tarjetas de crédito. Los pagos pequeños son de los créditos más caros del mercado y aún con ello, son una alternativa viable, cuando no se tiene acceso a otras clases de financiamiento. La tarjeta de crédito, más allá de los mitos que se han tejido en torno a ella, sigue siendo la mejor opción para las familias promedio, si se le utiliza de modo inteligente, es decir, no limitándonos a pagar el mínimo indispensable y mucho menos atrasándonos en los pagos.

Hay que tomar en cuenta que, si ahorramos y creamos un fondo para gastos inesperados, no tendremos por qué comprometer nuestros futuros ingresos. Sin embargo, en algunos esquemas de crédito con pagos pequeños, se maneja enganche y otros no es así. No obstante, el hecho de que lo hagan es bueno, ya que entre más paguemos por ese concepto, menos intereses tendremos que pagar al final por nuestro crédito. Lo anterior aplica para toda clase de créditos, ya sean hipotecarios, automotrices, etc.

También se piensa, por lo común, que los créditos a plazo semanal son más baratos que los quincenales, y estos últimos son más baratos aún que los que manejan un plazo mensual. La verdad es que esto resulta, más bien, al revés. Entre más elevada sea la cantidad que se abone al mes, el tiempo en que uno podrá liquidar el adeudo será menos y se pagará menos por cuestión de intereses.


Categorías:
Créditos Creditos en México Tips Financieros

Comentarios