Llegan las hipotecas inversas

Si eres de la tercera edad y cuentas con una vivienda, en un porvenir cercano, tendrás la oportunidad de hipotecarla para conseguir fuentes de ingreso adicionales, que te ayuden en  la vejez. A esto se le llama “hipoteca inversa”, alternativa que ya está siendo evaluada por las entidades financieras y compañías de seguros, para ofrecer en nuestro país en breve.

La hipoteca inversa no es más que un préstamo no reembolsable que se le concede a los adultos en plenitud, por lo general mayores de sesenta años, con la garantía de una propiedad de la que sean dueños. Las entidades financieras les pueden otorgar un préstamo que pueden recibir en un solo pago o de manera mensual, mientras ellos cuenten con vida, o bien, una renta durante cierto tiempo.

La ventaja que proporciona la hipoteca inversa es que los solicitantes no tienen que pagar el crédito, sino que, cuando fallezcan, la institución financiera recobra la vivienda que se manejó como garantía y con ella queda saldado el financiamiento.

Incluso, si quedara algún  remanente entre el valor de la propiedad y el préstamo que se le hizo al cliente, ese mismo se le entrega a los herederos legales. En cierto sentido, es una especie de garantía, pero, si en determinado momento tanto el cliente como sus familiares resuelven el repago de la deuda, entonces, automáticamente, el inmueble vuelve a su poder.

El mecanismo de las hipotecas inversas tiene una gran popularidad en el Reino Unido y se ha difundido mucho en Estados Unidos y España. No obstante, una de las causas por las cuales no se ha extendido demasiado este recurso a otras naciones, es que por lo general, los propietarios deciden quedarse con sus viviendas, para dejarlas como herencia a sus familiares.

En nuestro país, el 80 por ciento de los adultos en plenitud son dueños de sus viviendas y las tendencias demográficas permiten predecir que se presentará en breve un mayor envejecimiento poblacional. Lo anterior se traduce en un potencial mercado en crecimiento para el recurso de la hipoteca inversa.

 Imagen: http://bit.ly/1eQFASb

 

 

 


Categorías:
Herramientas

Comentarios