La cláusula clave en los contratos de plásticos crediticios

Si alguna vez has cancelado una tarjeta de débito, crédito o algún servicio como plan de cable o celular, sin tener problema alguno, entonces seguramente tuviste mucha suerte. Hace algunos años la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), halló dos referencias muy preocupantes relacionadas con la cancelación de plásticos crediticios.

La primera referencia es que a algunos usuarios de servicios financieros les toma meses o hasta un año cancelar una tarjeta de crédito. La segunda es que por lo menos cinco personas piden el apoyo de la Condusef para poder cancelar su tarjeta de crédito, por las muchas trabas que les ponen las entidades bancarias.

El principal problema es que esto puede ser consecuencia de dos circunstancias: que las entidades bancarias complican lo más que pueden la cancelación de sus productos por parte de los clientes; que los clientes no comprenden (o no leen detenidamente) a lo que se comprometen cuando firman un contrato por cierto producto financiero.

Lo cierto es que mientras las cuentas estén saldadas, nadie puede negarte el derecho de cancelar un contrato bancario y para no tener problemas al respecto es aconsejable seguir consejos como los siguientes: comunicar a la entidad financiera tu deseo de cancelar la cuenta, de acuerdo a lo especificado en el contrato; tener bien precisos los motivos de la decisión; tener cuidado con los plazos forzosos; solicitar un folio de cancelación y también un comprobante por escrito acerca de este trámite. Por último también es aconsejable aguardar un tiempo y revisar el status que se tenga en el Buró de Crédito.


Categorías:
Créditos Creditos en México Tips Financieros

Comentarios