Estar en Buró de Crédito

No es cuestión de satanizar el crédito, sino de utilizarlo de modo adecuado, pero ¿cómo lograrlo? Lo más importante es dejar de usar las tarjetas de crédito como si fuera una extensión de lo que se percibe mensualmente. También hay que perderle el miedo a estar en Buró de Crédito, puesto que no es negativo por sí mismo aparecer en el buró de crédito sino más bien la cantidad de antecedentes negativos que allí aparezcan.

También hay que considerar que las ganancias de las instituciones bancarias se derivan principalmente de aquellos usuarios que cometen ciertos errores frecuentes. Los bancos salen beneficiados del desconocimiento de los clientes, a quienes se les ha escapado el control en el uso de sus plásticos. Al final los usuarios con problemas financieros terminan angustiados por estar en el buró de crédito.

En lo que sigue les ofrecemos algunas prácticas recomendaciones para tener pleno control de las tarjetas de crédito.

Ser selectivo con los plazos

Efectivamente, los meses sin intereses son algo tentador, pero a final de cuentas se debe tener la capacidad de saber cuándo se debe gastar y cuando no. Actualmente solo el 22 por ciento de los usuarios de plásticos crediticios está pagando el total de lo que consume, ya que el resto debe cubrir intereses por compra de gasolina o de víveres con demasiada frecuencia.

Nunca dejar de pagar

Actualmente ya no hay pretexto para dejar pasar alguna fecha importante, por ejemplo, el pago del plástico. No pagar a tiempo las tarjetas de crédito no solamente deriva en intereses moratorios y penalizaciones, sino que además puede causar que el banco le asigne al moroso una tasa más alta por ser considerado como cliente de alto riesgo.

No disponer de efectivo

Disponer de efectivo con el plástico bancario es obtener dinero caro, ya que no es lo mismo retirar dinero con una tarjeta de crédito que con una tarjeta de débito. Es importante saber que está operación nos cuesta entre 5 y 10 por ciento de la cantidad de la que uno dispone. Además, se deberán pagar intereses diarios con una tasa que por lo general son todavía mayores a la tasa promedio del plástico.

Máximo dos tarjetas

Contar con una colección de plásticos es una de las prácticas menos recomendables, puesto que lo mejor es tener únicamente dos de ellas. No hay que olvidar que en la mayoría de los casos se deberá cubrir una anualidad y en las que ofrecen el beneficio de eliminarla es con la condición de realizar una compra mes con mes, lo cual no deja de ser algo equivalente.

De modo que el buen manejo de las tarjetas bancarias es algo que debería de ser tan importante para los usuarios de servicios financieros, como el estar en el buró de crédito.


Categorías:
Buró de Crédito Creditos en México Tarjetas de Crédito

Comentarios