Cuidado con los meses sin intereses

La promoción de meses sin intereses sirve, tal y como lo señala su nombre, para dejar libre de intereses a una persona, cuando es cumplida con los pagos. Sin embargo, si uno se retrasa, irremisiblemente termina pagándolos.

Por lo general, en las grandes tiendas hallamos promociones que manejan 6, 12, 24 y hasta 48 meses sin intereses. Por supuesto, es una alternativa de compra que ofrece múltiples ventajas si se le maneja de modo adecuado, puesto que nos permite diferir un gasto que no podríamos afrontar de contado.

El riesgo de los meses sin intereses radica en los excesos y en el tiempo que uno compromete sus ingresos futuros. Si nos precipitamos en pagar con la tarjeta de crédito en esta y en aquella tienda, podemos perder el registro de gastos y colapsar nuestro equilibrio financiero.

Posiblemente los pagos al instante de la compra nos parezcan pequeños, pero la suma de estas pequeñas cantidades puede derivar en una suma enorme, llegado el momento de pagar. Si además cometemos el error de atrasarnos en los pagos, terminaremos por pagar también intereses y endeudarnos de grave manera.

Antes de decidirte a comprar algo en un plan de meses sin intereses, razona bien la compra, analiza a fondo si verdaderamente puedes pagar ese artículo o servicio, compara precios antes de hacer la compra, adquiere bienes duraderos, que justifiquen el desembolso, haz tus pagos a tiempo y liquida puntualmente el adeudo.


Categorías:
Credito Familiar Créditos Tarjetas de Crédito

Comentarios