Cuentas bancarias ejemplos

Hace algún tiempo solo se tenían algunos productos bancarios orientados al ahorro. No obstante, la preocupación de las familias por ahorrar ha aumentado, en tanto que las instituciones bancarias han percibido la ocasión para lanzar distintas variedades de productos de ahorro, diseñados exprofeso para satisfacer los requerimientos de su clientela. En lo que sigue les mencionaremos varios ejemplos de cuentas bancarias.

Así entonces, ya no existen excusas para no ahorrar, sino más bien, inquietudes acerca de qué producto se debe elegir. De modo que en lo que sigue desarrollaremos un comentario acerca de algunos de los más relevantes, señalando sus pros y sus contras. Estos son algunos ejemplos de cuentas bancarias.

Cuentas corrientes

Es la cuenta bancaria más normal, la que se puede hallar en cualquier institución bancaria. En una cuenta corriente se puede disponer del capital siempre que se tenga necesidad de ello, así como también realizar los procedimientos bancarios más habituales. Se distingue de otras cuentas porque no proporciona ninguna clase de remuneración. Se trata de una cuenta sencilla, aprovechable para las operaciones más básicas, pero no para obtener de ella el ahorro mensual.

Además, puede requerir del pago de alguna comisión para cubrir el mantenimiento o las operaciones que se realicen con ella.

Cuentas remuneradas

A las cuentas remuneradas también se les conoce como cuentas de ahorro, porque, precisamente, su utilización está pensada para los clientes con el hábito de ahorrar. Se distinguen de las cuentas corrientes porque en las cuentas remuneradas podemos depositar nuestro capital y recibir por ello alguna compensación monetaria. Esta última suele ser más significativa, en los cuatro o seis meses primeros. Integran una de las alternativas más seguras en circunstancias de desequilibrio financiero y tipos de interés demasiado bajos. Si manejamos allí un depósito bancario podremos abrir una cuenta remunerada para depositar en ella los intereses, para así gozar de una rentabilidad mayor aún.

Cuentas de nómina y Cuentas de Vivienda

La primera es la que nos sirve para recibir el sueldo que percibimos por algún trabajo. La diferencia principal entre las cuentas de nómina y las cuentas remuneradas es que, aunque se tenga una remuneración menor, con las de nómina se tiene la opción de domiciliar pagos e inclusive obtener descuentos en los mismos.

Por lo que toca a las cuentas de vivienda, son aquellas proyectadas para los ahorradores que tienen pensado comprar su primer bien inmueble o bien, tienen pensado efectuar reformas en su vivienda actual. De esa manera les hemos ofrecido varios ejemplos de cuentas bancarias.


Categorías:
Créditos Creditos en México Tips Financieros

Comentarios