Cuando conviene conseguir una tarjeta de crédito adicional

En lo que se refiere a las finanzas y el manejo correcto de los productos bancarios es preciso tener la información necesaria y nunca actuar con ingenuidad. No vale la pena contratar una opción crediticia si no se cuenta con la solvencia necesaria, no es recomendable ponerse en riesgos financieros por las deudas contraídas por otra persona. Todo ello está relacionado con la posibilidad de contratar una tarjeta de crédito adicional, trámite que no debe realizarse a la ligera considerando las consecuencias que esto puede llegar a tener.

En efecto, son varias las instituciones bancarias que ofrecen plásticos crediticios adicionales, que no manejan anualidad y que cuentan con los mismos privilegios que los titulares de la tarjeta. No obstante, no siempre es aconsejable contratar uno de estos instrumentos bancarios.
Las tarjetas de crédito adicionales son plásticos complementarios que dependen siempre de la tarjeta del titular. Quienes cuenten con estas tarjetas adicionales podrán tener acceso a la línea crediticia de la cuenta. En este caso el titular de la cuenta bancaria asumirá legalmente las deudas relacionadas con esa cuenta bancaria, tanto las propias como las de los usuarios cotitulares del plástico.

Solicitar una tarjeta de crédito adicional

En algunas ocasiones las instituciones bancarias le dan la oportunidad al titular de la cuenta de que establezca un límite a la disponibilidad del crédito para los cotitulares. De cualquier manera hay que tener conciencia del compromiso que implica optar por esta opción bancaria: tramitar una o más tarjetas crediticias adicionales.

Un detalle importante es que las tarjetas de crédito adicionales por lo general no son demasiado aprovechables para optimizar el historial del buró de crédito de un usuario de servicios financieros. Casi todos estos instrumentos bancarios solo son válidos, en este sentido, para quien es el titular de la línea crediticia.

Los riesgos de las tarjetas de crédito adicionales

La verdad es que se requiere de una buena comunicación por parte del titular del crédito con respecto a los usuarios de las tarjetas adicionales para evitar endeudamientos excesivos y conflictos por los problemas financieros que se generen. En nuestro país las tarjetas de crédito adicionales se tramitan en primer lugar para la pareja, luego para los padres, amigos y finalmente para los hijos.

Es recomendable tramitar una tarjeta de crédito adicional cuando se tiene un vínculo estable con la persona cotitular del plástico. Si ya se cuenta con dos plásticos crediticios resulta difícil que se tenga la capacidad financiera suficiente para afrontar los adeudos adicionales que se produzcan por el uso de ese nuevo plástico.


Categorías:
Créditos Creditos en México Tarjetas de Crédito

Comentarios