Consejos para manejar nuestra primera tarjeta de crédito

Contar con una tarjeta de crédito puede llegar a ser un recurso excelente para las finanzas propias, no obstante, es indispensable aprender a usar de modo correcto esta herramienta bancaria. Y si nunca se ha tenido una tarjeta de crédito es importante saber que hay muchas personas en esa misma condición. Estadísticas recientes señalan que el 56 por ciento de los mexicanos no tienen vínculos con el banco. Bancarizar a la población es un auténtico desafío para quienes llevan las riendas de una nación, puesto que eso refiere a un nivel de desarrollo específico. Es una condicionante para tener un mayor bienestar financiero.

Ahora bien, tener acceso al crédito bancario no siempre es fácil, pero sin contar con un historial crediticio la dificultad aumenta aún más. El historial de crédito se perfila ante las entidades bancarias como una cierta carta de presentación acerca de nuestros hábitos de pago. Por medio del historial del buró de crédito, las instituciones financieras pueden evaluar nuestra capacidad para ser sujetos de crédito.

Conseguir una tarjeta de crédito sin historial

Si en cierto momento deseamos que se nos autorice una hipoteca o un crédito automotriz, contar con un plástico bancario puede ser de gran ayuda, puesto que de ese modo se estará creando ese historial que tanto valoran las entidades bancarias.

Para quienes apenas se inician en el ámbito del crédito bancario y si no cuentan con historial, hay algunas valiosas opciones para conseguir esa tan ansiada primera tarjeta de crédito. Lo primero es probar con las tarjetas garantizadas, herramientas financieras creadas para comenzar o reparar un historial crediticio. Lo primero que debe hacerse para conseguir un plástico de este tipo es realizar un depósito, el cual será considerado por el banco como una pauta para establecer nuestra línea de crédito. En cierto modo es una manera de pagar por adelantado lo que se piensa comprar.

Tarjetas de crédito y tarjetas de nómina

Otra alternativa que vale la pena considerar para el caso de conseguir la primera tarjeta de crédito es aprovechar si se cuenta con un plástico de nómina. En este caso basta con solicitar a una institución bancaria para que nos extienda una tarjeta crediticia. De este modo será mucho más sencillo que el banco nos ofrezca una opción de crédito al conocer mejor los movimientos financieros que se tienen normalmente.

Finalmente, una opción más para considerar la tenemos en las tarjetas departamentales. Se trata de una alternativa crediticia ideal para quienes nunca han tenido un instrumento bancario de esa naturaleza. Y si bien suelen ser un poco más caros de pagar, al final nos permiten crearnos un buen historial que nos permita acceder más fácilmente a otros productos bancarios.


Categorías:
Créditos Creditos en México Tarjetas de Crédito

Comentarios