Cómo cuidar mi tarjeta de crédito y mi tarjeta de débito

La complicada situación financiera que prevalece en el mundo actualmente ha hecho que seas necesario cuidar al máximo los recursos propios, tanto el dinero en efectivo como los productos bancarios que hayamos contratado. Es entonces que la cuestión acerca de “¿cómo cuidar mi tarjeta de crédito o mi tarjeta de débito?” se hace aún más importante. Lo anterior implica tomar las medidas necesarias para que no seamos víctimas de fraudes y delitos cibernéticos relacionados con el robo de información bancaria.

Tomando en cuenta lo anterior, ¿qué se puede hacer para no ser víctimas de los delincuentes virtuales o aquellas personas dedicadas a comer ilícitos con tarjetas de crédito? Eso es lo que comentaremos con mayor detalle en las líneas siguientes.

Los fraudes bancarios y cómo protegerse de ellos

Los fraudes y la clonación son de los delitos más frecuentes relacionados con las tarjetas de crédito. Se trata de un problema cada vez más cotidiano conforme la tecnología avanza. Cuando se habla de servicios y productos financieros, la clonación de tarjetas de débito o crédito corresponde a la emisión o duplicado de una tarjeta con los mismos atributos de la tarjeta original, pero sin la autorización del tarjetahabiente.

El peligro de la clonación de tarjetas

Hay que tomar en cuenta que existen numerosas vías para sustraer datos de las tarjetas crediticias o de débito. Una de ellas es modificar los cajeros automáticos, por ejemplo, poniendo cámaras en el monitor del cajero y dispositivos de las ranuras donde introduces la tarjeta. Otra es alterando terminales bancarias y cajas de cobro en tiendas y almacenes. Igual de frecuente es el hackeo de cuentas de banca electrónica tras haber usado un ordenador en un café Internet.

Tips de seguridad para cuidar la tarjeta de crédito

Algunas recomendaciones de seguridad crediticia son las siguientes:
Nunca hay que perder de vista la tarjeta de crédito, de preferencia hay que ver cómo manejan la terminal de pago para comprobar el cargo que se nos hará.

Hay que observar el tiempo que nos retienen la tarjeta. Tres minutos bastan para realizar cualquier transacción.

Puede ser exagerado, pero no es mala idea observar las manos del empleado en todo momento ara observar qué es lo que hace con nuestra tarjeta crediticia.

Hay que procurar solo hacer uso de cajeros automáticos que se ubiquen en el interior de centros comerciales de confianza y bien vigilados. Lo anterior es valioso para saber cómo cuidar la tarjeta de crédito y la tarjeta de débito.


Categorías:
Créditos Creditos en México Tarjetas de Crédito

Comentarios