Compras grandes o pequeñas con la tarjeta de crédito

Se dice que hay usuarios de servicios financieros que son totaleros y otros que son llamados no totaleros. De la misma manera, es posible identificar otras variedades de usuarios: los que acostumbran a realizar diminutas compras con tarjeta crediticia y otras que realizan grandes compras con los plásticos bancarios. Es interesante determinar qué tipo de usuario de servicios financieros es el mejor y cuál es el que más nos corresponde de acuerdo con nuestros particulares hábitos de uso crediticio.

En primer lugar, se debe tener presente lo que significa realizar una compra grande con la tarjeta de crédito. En este caso, nos referimos a gastos que rebasan los 20 o 30 mil pesos. El modo más indicado de determinar si una compra es grande o pequeña es considerarla con respecto al ingreso mensual que se tiene. Si el gasto en cuestión supera el 25 por ciento del ingreso mensual que se consigue, entonces esa compra deberá ser considerada como grande.

Gastos o pequeños con tarjeta de crédito

Otro referente para determinar si un gasto es grande o pequeño tiene que ver con el límite de crédito que tiene un plástico. En caso de que cierto gasto implique usar toda nuestra línea revolvente, o una buena porción de ella, entonces estamos hablando de un gasto de los llamados grandes.

Ahora bien, el que se deba encarar un gasto grande con la tarjeta de crédito no siempre es negativo. La clave para resolver adecuadamente este compromiso radica en no rebasar la capacidad de pago que se tenga y pagar un poco más del mínimo de manera mensual. Es indispensable tener un estricto control acerca del gasto que se realiza periódicamente para que no llegue a afectarnos en el score crediticio.

Tarjeta de crédito para las compras grandes o pequeñas

A final de cuentas, lo mejor es usar la tarjeta de crédito para realizar compras pequeñas más que para las compras grandes. Lo más importante es no superar el 30 por ciento de la línea de crédito con la que se cuente. Las compras grandes deben realizarse solo si se trata de gastos indispensables y si no se cuentan con otras maneras de cubrirlos, como, por ejemplo, algún gasto de relacionado con la salud que no pueda dejarse de lado.

En cambio, conviene solventar pequeños gastos con la tarjeta de crédito si se pueden aprovechar promociones por puntos acumulados o por medio de cargos automatizados como luz, agua, teléfono, etc.


Categorías:
Créditos Creditos en México Tarjetas de Crédito

Comentarios