Cómo pido mi Buró de Crédito

Una de las principales cuestiones que se plantean los usuarios de servicios financieros con dificultades de pago y con deudas urgentes de cubrir es “cómo pido mi Buró de Crédito”. Y es que en la mayoría de los casos se les niegan los préstamos y créditos a quienes los solicitan por tener referencias negativas en el historial del Buró y el Círculo de Crédito. De allí la necesidad de revisar cada cierto tiempo los registros que tengan las principales Sociedades de Información Crediticia acerca de nuestros antecedentes bancarios. Conviene señalar que una de las fuentes principales de problemas económicos y deudas impagables es el uso excesivo de la tarjeta de crédito.

De modo que, así como resulta pertinente saber cómo pido mi Buró de Crédito, también lo es saber cómo manejar correctamente las tarjetas de crédito. Eso es lo que comentaremos en lo que sigue.

Plásticos crediticios y problemas financieros

Las tarjetas de crédito pueden ser herramientas financieras que nos ofrezcan gratas soluciones o graves problemas. Para comprender cómo es que esto es así hay que considerar que una deuda o pasivo es principalmente un sacrificio de recursos económicos. Lo anterior implica que debemos pagarlo cuando se venza y liego hay que tomar el dinero del flujo de efectivo, lo cual provoca que se reduzca nuestro saldo de capital y por ello se tienen que disminuir ciertos gastos o compras.

En las plazas comerciales suele hallarse uno con frecuencia, con promotores que nos ofrecen cierta tarjeta crediticia y las personas tienen numerosas facilidades para conseguirla, pero antes de hacerse con un plástico más, hay que valorar si efectivamente nos es indispensable y por supuesto, cómo vamos a cubrir las deudas que resulten de este instrumento bancario.

Las tarjetas bancarias y su correcta gestión

Existen dos clases principales de tarjetas bancarias, las de débito, utilizadas para el depósito de nuestro capital y para retirarlo en cuanto nos sea necesario, tomando en cuenta que no podemos excedernos de cierto saldo. Pero además tenemos las tarjetas de crédito, que sirven como vía para obtener un préstamo especial que nos brinda una institución financiera al firmar un pagaré cuando se adquiere algún producto en un establecimiento comercial o cuando se contrata algún servicio. A diferencia de la tarjeta de crédito, esta última se encuentra limitada por el monto de la línea crediticia que se nos establezca cuando se adquiera tal plástico.

Hay que tener en mente que las tarjetas de crédito pueden sernos de utilidad cuando no se dispone de dinero y tenemos necesidad de adquirir cierto producto o servicio. Para manejar convenientemente una tarjeta de crédito o una tarjeta de débito es indispensable elaborar un presupuesto para que se tenga pleno control de las erogaciones y sus respectivos saldos. Todo lo anterior es adecuado de conocer y practicar, así como también saber cómo pido mi Buró de Crédito.


Categorías:
Buró de Crédito Creditos en México Tarjetas de Crédito

Comentarios