Cómo hacer que no me afecten las deudas

Ciertamente no hay fórmulas mágicas para el caso de tener unas finanzas sanas y vernos a salvo de problemas económicos derivados de endeudamientos abundantes. De entrada, cabe recomendar planeación financiera, ahorro permanente y moderación en las compras. Pero si aún no basta con ello, hay varias otras estrategias a seguir, alternativas para lograr que no nos afecten las deudas en la medida de lo posible. Justo acerca de eso comentaremos en las líneas siguientes.

No todas las deudas que se tienen son idénticas y varias de ellas se pueden transformar en graves endeudamientos, los cuales pueden afectar gravemente nuestro bolsillo. El problema principal de quienes no manejan con precaución sus finanzas personales es que los compromisos financieros escapan de todo control y no pueden pagar todo lo que se debe.

Hay varias clases de deudas, como por ejemplo, las deudas garantizadas, mismas que se encuentran garantizadas por una propiedad. De manera que, si se deja de pagarlas, se corre el riesgo de perder definitivamente ese bien o ese inmueble. Si se tiene una hipoteca pendiente de cubrir, la entidad bancaria puede obligarnos a poner en venta nuestra vivienda.

Por el hecho de que esta clase de deudas se encuentran vinculadas a bienes importantes, como es el caso de vehículos o bienes inmuebles, es indispensable priorizar el pago de esta clase de deudas.

Pero también existen las deudas no aseguradas, las cuales tienen aún más riesgos para los prestamistas. Y es que no tienen modo de recobrar el dinero si no se cubre finalmente el compromiso. Todo ello explica por qué estas deudas tienen un interés bastante elevado. Es justo en este apartado que se encuentran las deudas con plástico crediticio, o los adeudos relacionados con préstamos entre particulares.

Es preciso tomar en cuenta que cada una de las deudas que se adquieren lleva consigo sanciones distintas. Además, en cierto momento, cuando se tienen muchas deudas, hay un punto en el que se nos revela como una dificultad de gran gravedad.

De acuerdo con los especialistas tres son las señales de que se está en esta situación límite para las finanzas propias: primero, cuando nos vemos obligados a reducir el gasto en alimentos o servicios básicos; dos, cuando no nos quedan recursos para ahorrar en la última parte del mes o bien cuando solamente se realiza el pago mínimo de la tarjeta de crédito.


Categorías:
Créditos Creditos en México Tarjetas de Crédito

Comentarios