Cómo funcionan las tarjetas de crédito prepagadas

Las tarjetas prepagadas son tarjetas que una persona puede utilizar para hacer compras de servicios o productos sin tener que hacerlo con efectivo. Se trata de una tarjeta que tiene saldo cero, hasta que el usuario la recargue. La tarjeta prepagada se distingue de la tarjeta de crédito en que uno no puede contraer deuda alguna, por el hecho de que las tarjetas prepagadas no están asociadas a ninguna cuenta.

La manera en la que funcionan las tarjetas prepagadas es muy sencillo. En primer lugar se debe hacer la compra en un establecimiento autorizado. Es posible utilizar este instrumento para realizar retiros en efectivo, hacer compras, etc.

Cuando se haga una compra el precio será deducido del saldo de la tarjeta. Cuando el saldo de la tarjeta llega a cero, se puede recargar para seguir utilizándola, o de lo contrario, desechar esa tarjeta. Lo positivo de estas tarjetas es que nos permiten cumplir con el presupuesto que se tenía proyectado para adquirir un producto y son muy provechosas para realizar obsequios o para gente que no cuenta con una cuenta bancaria y optan por no llevar dinero en efectivo consigo.

Hay dos clases de tarjetas prepagadas: unas se pueden utilizar solo en un comercio en específico y se les conoce como “cerradas”. Otras, en cambio, son “abiertas”, puesto que están vinculadas con entidades como Visa y pueden ser usadas en comercios conectadas con esta red.

Por lo que se refiere a las tarjetas recargables, estas permiten agregar dinero a una tarjeta una vez que se ha agotado el saldo. Entre ellas podemos mencionar las tarjetas para adolescentes, tarjetas para pagos de sueldo y tarjetas de viaje. En lo que se refiere a las tarjetas que no son recargables, podemos mencionar como ejemplo, las tarjetas para regalo que manejan algunas tiendas.

Fuente de la imagen: http://www.notigape.com/


Categorías:
Tarjetas de Crédito

Comentarios