Cómo evitar ser reportado por el Buró de Crédito

Algo que olvidan frecuentemente los usuarios de servicios financieros es que el Buró de Crédito no tiene la facultad de autorizar o negar que se nos conceda un producto bancario que hayamos solicitado. Lo que realizan las sociedades de información crediticia es recopilar referencias relacionadas con los hábitos de pago de los usuarios de servicios financieros. Esa información es comercializada a las compañías que ofrecen financiamientos y apoyos económicos varios para que, de acuerdo con ello, determinen si conceden o no alguno de sus créditos a quien se los solicite.

Pero entonces, ¿cómo evitar ser reportado por el Buró de Crédito? En lo que sigue les compartiremos algunas referencias al respecto.

Decidir el uso de los plásticos crediticios

Antes de contratar una tarjeta de crédito hay que tener bien claro cuál será la utilidad que se haga de ella. De ese modo se podrán evitar endeudamientos que afecten nuestro historial de crédito. Lo más recomendable es utilizar la tarjeta de crédito solo para atender casos de emergencia y no como una extensión del crédito propio.

Determinar nuestra real capacidad de pago

Hay que procurar ser de los llamados “totaleros”. Es una sana práctica financiera que nos hace exentos del pago de intereses y nos da la oportunidad de conseguir costos menores. Las personas que solo puedan pagar una porción de ese crédito deben cumplir con menores tasas de interés. De esa manera nuestra presencia en el Buró de Crédito será mucho más positiva.

Determina el CAT

También es una práctica sana determinar el llamado CAT, el Costo Anual Total de un producto financiero. Es una valiosa referencia que nos arroja datos acerca de la tasa de interés, anualidad y comisiones que se deben de pagar con respecto a una tarjeta de crédito. Al tener presente qué tan caro es un servicio financiero determinado podremos compararlo adecuadamente con otros productos similares y decidir si nos conviene contratarlo o no.

Revisar periódicamente nuestro historial crediticio y tener como máximo dos tarjetas, son otras dos valiosas recomendaciones para el caso de no ser reportado por el Buró de Crédito.

A final de cuentas es indispensable tener una adecuada presencia en la base de datos del Buró de Crédito, para así no tener problema alguno al solicitar algún producto crediticio o bancario. Un historial del buró positivo es la clave para tener acceso a valiosos apoyos bancarios.


Categorías:
Buró de Crédito Créditos Creditos en México

Comentarios