Cómo esconder el historial del Buró de Crédito

En términos generales y desde un punto de vista financiero, es posible afirmar que hay dos clases de usuarios de servicios bancarios. Primero tenemos los que se aparecen boletinados en el Buró de Crédito y en segundo lugar quienes no se encuentran en esta base de datos. En este último apartado se ubican aquellos usuarios que, por las raro que parezca, nunca han tenido ninguna clase de vinculación crediticia con alguna entidad bancaria. Esto último puede deberse a que esos usuarios son excesivamente jóvenes, o bien porque al llevar un control tan minucioso de su economía, nunca han tenido la necesidad de pedir una tarjeta crediticia, o un teléfono móvil.

Esos usuarios se mantienen como anónimos ante las instituciones bancarias, lo cual a la larga puede derivar en complicaciones justamente por ese distanciamiento.

En el otro apartado de usuarios de servicios financieros se ubican aquellos quienes han llevado a cabo alguna solicitud de crédito en algún momento del pasado. Quizás haya sido para tramitar una hipoteca o el crédito para conseguir un coche; tal vez el motivo haya sido la obtención de un plástico crediticio o un plan de telefonía móvil.

Como quiera que sea, cualquier transacción que haya estado relacionado con un compromiso de deuda, queda registrado en las bases de datos de las sociedades de información crediticia. Allí también queda constancia de la clase de pagador que una persona es. Por ejemplo, en los registros del Buró de Crédito se puede saber si una persona es puntual en sus pagos, si es morosa o si incluso protagoniza eventos de impago.

Como quiera que sea aparecer en las bases de datos de las principales sociedades de información crediticia, como el Buró de Crédito o el Círculo de Crédito, no es un problema por sí mismo. Por el contrario, es un factor que nos permite acceder a más y mejores opciones de financiamiento. Si nuestro nombre aparece registrado en las bases de datos de las principales sociedades de información crediticia y si esta referencia nos presenta como usuarios cumplidos y de confianza, con un score positivo y un historial crediticio intachable, esto nos permitirá acceder a otros productos bancarios que pudieran ser de nuestro interés y aprovechamiento. Tener un buen historial del buró es algo muy deseado por numerosos usuarios de servicios financieros.

Por el contrario, un historial negativo es un obstáculo para acceder a apoyos bancarios que lograrían solventar muchas de nuestras dificultades financieras.


Categorías:
Créditos Creditos en México Tarjetas de Crédito

Comentarios