Cómo controlar los gastos con la tarjeta de crédito

El plástico crediticio es un instrumento muy práctico para realizar pagos diversos. Sin embargo, en repetidas ocasiones suele pasar que, cuando tenemos acceso al resumen de operaciones realizadas, aparecen amargas sorpresas. En lo que sigue ofreceremos algunos consejos para remediar esta situación y a la vez disminuir los costos excesivos del manejo de la tarjeta de crédito.

Es muy reducido el número de individuos en nuestro tiempo que no cuenta con un plástico crediticio. Lo anterior se explica, en buena manera, por las muchas ventajas relacionadas con las compras a crédito y los pagos en accesibles mensualidades. Otro aspecto positivo del manejo de la tarjeta de crédito, esta relacionado con un riesgo menor al trasladarse por las calles al no llevar dinero en efectivo.

Tarjeta de crédito, compromiso financiero

Uno de los aspectos relacionados con la utilización del crédito bancario que tenemos que tener presente en todo momento, es que la deuda contraída tendrá que pagarse al mes siguiente, o a plazos, durante varios meses. Además, tal y como sucede con cualquier otra alternativa de pago, el uso del crédito bancario implica contraer comisiones e intereses que derivan en un incremento del precio final, mismo que debemos tomar en cuenta y ser capaces de solventar.

Ahora bien, si se cuenta con más de una tarjeta de crédito, deberá cumplirse con el pago relacionado con el mantenimiento y renovación de cada uno de estos plásticos. Por lo consiguiente, si no se utiliza con frecuencia alguno de ellos, lo mejor es cancelarlo y concentrar nuestras posibilidades de pago en la tarjeta que más nos resulte necesaria.

Lo siguiente tiene que ver con la revisión del resumen de pagos realizados. Luego de ello, hay tres alternativas para realizar el pago correspondiente con esas compras: pagar todo lo que se ha gastado de una sola vez, lo cual es lo más aconsejable para librarse de los intereses; pagar lo mínimo requerido por la entidad bancaria, y también realizar la cancelación mes con mes de un monto más elevado al pago mínimo mensual, solución que va a medio camino entre las anteriores y que nos da la oportunidad de disminuir gastos y recargos relacionados con la deuda.

Finanzas sanas y crédito bancario

Los intereses que deben pagarse por las deudas contraídas con un plástico crediticio son de los más elevados, con relación a la mayoría de los productos bancarios. Incluso son más difíciles de pagar que los intereses relacionados con los préstamos financieros concedidos por la banca.

Es recomendable saber puntualmente cuáles son los gastos y las cuotas que deben de cumplirse, así como también la totalidad de la deuda que se haya contraído con el plástico crediticio, para que así los gastos no se vayan acumulando.

En caso de que sólo pueda pagarse el mínimo del adeudo, es preciso realizar un cálculo frecuente para mantenerse al día en cuanto al estado del adeudo, y así dejar de lado las amargas sorpresas en el presupuesto propio.


Categorías:
Créditos Creditos en México Tarjetas de Crédito

Comentarios