Cómo conservar limpio tu historial de crédito

Para que una institución bancaria te preste dinero, ya sea para lanzar un negocio o para comprar un bien inmueble, precisas de una historia crediticia que sea confiable y apta de verificar. Se trata de un documento que nos presenta un registro minucioso de tu conducta de pago, ya sea negativa o positiva; así como la referencia de cada financiamiento que hayas contratado en los dos años previos.

Esta es la referencia que instituciones bancarias, tiendas de autoservicio, distribuidoras automotrices y otros comercios, usan para saber qué tan confiable eres como sujeto de crédito, y si efectivamente tienes el suficiente capital para acceder a un nuevo financiamiento.

Algunos de los datos que tiene el historial de crédito son, por ejemplo: datos generales; domicilios reportados; empleos que has tenido; resúmenes de créditos; detalles de créditos solicitados con anterioridad; etc. Es importante que tomes en cuenta que tu historial es objeto de evaluación con respecto a un score, es decir, una calificación que condensa la apreciación de todo el informe, y que maneja a nivel mundial, un puntaje que va de los 400 a los 850 puntos.

Entre más rápido consigas un crédito, más pronto comenzarás a desarrollar tu historial, es decir, justo lo que se toma en cuenta para ser elegible para un financiamiento; no cambies en repetidas ocasiones tu destino fiscal, puesto que eso es un síntoma de debilidad; procura pagar a tiempo, puesto que si no incurres en demoras en tus pagos, tu historial crediticio quedará impecable; no solicites créditos en exceso, puesto que eso reduce tu capacidad de pago y le quita puntos a tu score particular.

Imagen: http://blogeconomia.com/


Categorías:

Créditos

Comentarios