Cinco consejos para mejorar las finanzas propias

Realizar un listado de compras antes de salir al supermercado o al almacén de productos variados, es una practica muy saludable para tener un aprovechamiento más adecuado de las finanzas propias. Lo que sí debe procurarse en este caso es respetar al máximo lo detallado en esa lista y no gastar en cosas que no necesitamos realmente. No hay que precipitarse nunca al disponer del dinero propio y mucho menos al utilizar la tarjeta de crédito. Es una pauta que debemos tener siempre presente para un manejo más acertado del dinero y una mejora progresiva del nivel de vida que se disfrute.

También hay que plantearse la posibilidad de no usar la tarjeta de crédito durante ciertas temporadas y solo usar en ese periodo dinero en efectivo. Efectivamente, parecería un desafío encarar gastos como las compras de víveres, las reparaciones de la casa o el pago de servicios como la luz, gas, telefonía, etc, solo con dinero en efectivo. No obstante, esa es una manera de no usar en exceso la tarjeta de crédito y disminuir el pago de intereses y recargos. Es la mejor manera de disminuir al máximo las compras precipitadas.

Hay otra manera en la cual resulta muy ventajoso adoptar el hábito de prescindir siempre que sea posible de la tarjeta de crédito. Cuando se tienen que realizar pagos en efectivo, la simple experiencia de poner en manos de otras personas constantes cantidades de monedas y billetes nos hace valorar más a fondo el uso de nuestros recursos económicos. Tomar conciencia cabal de lo que se gasta y cómo se gasta es el primer paso para mejorar las finanzas propias de una manera certera y redituable.

Plantearse objetivos inmediatos siempre será positivo y cuando se trata de objetivos relacionados con las finanzas propias aún más. Uno muy interesante se relaciona con la meta de no adquirir nada en un plazo limitado, por ejemplo, tres días continuos. Esto implica adoptar una serie de estrategias y medidas que requieren no solo disciplina, sino también sentido práctico. Es una manera de aprender a controlar mejor el presupuesto propio y cultivar el ahorro.

Con relación al hábito de ahorrar hay algunas cosas que se deben tomar en cuenta. Para quienes nunca lo han hecho y desean comenzar con esta recomendable práctica, la manera más práctica de hacerlo es reservando pequeñas cantidades y procediendo de modo inmediato, sin pensarlo mucho. Lo que sigue es ir aumentando esa cantidad de modo paulatino. De esa manera se podrá constatar en poco tiempo los beneficios del ahorro y la motivación será mayor.


Categorías:
Créditos Creditos en México Tips Financieros

Comentarios