Cinco consejos para evitar las dificultades financieras

No hay que contraer deudas innecesarias: ese es el primer paso para mejorar el presupuesto del hogar. Hay que marcar un antes y un después en la administración de las finanzas propias. Para ello hay que dejar de lado las deudas innecesarias. Por supuesto, el pago de hipotecas o de servicios esenciales como la luz, teléfono, comida, etc., son impostergables, pero no así muchos otros pequeños gastos que se llevan a cabo cotidianamente y que terminan por ahogar nuestro presupuesto. No obstante, incluso los gastos indispensables deben ser atendidos sin demora, para evitar problemas de morosidad o impago. También es el punto de inicio para cualquier plan de ahorro familiar que se tenga pensado emprender.

Plantearse metas específicas en la administración financiera, como por ejemplo, establecer límites de gasto o porcentajes de ahorro por respetar, es una manera eficiente de optimizar la gestión de los recursos económicos propios. Hay que saber en todo momento lo que se requiere gastar, lo que se debe pagar regularmente y cual es el presupuesto con el que se cuenta para ello. Respetar los plazos auto-establecidos para mejorar el manejo del presupuesto propio no solo es muy satisfactorio, sino también muy positivo para tener estabilidad financiera permanente.

Si piensas gastar innecesariamente piénsalo dos veces antes de hacerlo. Y si tienes el deseo de aprovechar tus recursos financieros, mejor aprovecha para invertir en la educación. Puede ser la propia o la de nuestros familiares. No solo se trata de un modo de canalizar los recursos económicos en algo positivo, sino que a la larga resulta por demás redituable. Por ejemplo, para el caso de encarar la educación universitaria de un hijo, el ahorro que se halla llevado a cabo durante años puede ser el apoyo más valioso con el que se cuente, el recurso clave para llevar a buen puerto ese proyecto.

Para decirle adiós a las deudas una vía efectiva de lograrlo es obteniendo mayores recursos financieros. En efecto, para no experimentar un desequilibrio en el presupuesto personal o familiar es conveniente percibir más de lo que se gasta de manera regular. Y si bien el ahorro resulta siempre recomendable, en ocasiones no se cuenta con los recursos indispensables para ello. Entonces, ¿cómo actuar ante esto? Una posible solución es pedir un aumento en el trabajo. Para ello hay que realizar un escrito con los aspectos positivos de nuestra labor con respecto a la empresa donde se labora y hablar con el jefe para persuadirlo de la conveniencia de ese apoyo para tu bolsillo.

La planeación es siempre esencial para concretar cualquier meta a largo plazo. En este sentido, la educación escolar juega un papel importante. Evita que tus hijos tengan problemas de deudas en el futuro. Una manera de propiciar esta circunstancia es recomendarles que estudien una carrera redituable en términos financieros. Por supuesto, ellos pueden estudiar lo que más les apasione, pero desde una perspectiva financiera, conviene tener presentes las carreras que obtienen mejores salarios.


Categorías:
Créditos Creditos en México Tips Financieros

Comentarios