Buró de Crédito como salir

Para las personas que tengan la inquietud de hallarse en el Buró de Crédito y se pregunten cómo salir de él, deben tomar conciencia que no tener presencia en el buró- así como en cualquier otra sociedad de información crediticia-, no es algo tan positivo como pudiera imaginarse. Las empresas dedicadas a autorizar apoyos financieros y las instituciones bancarias revisan los antecedentes de los solicitantes en las bases de datos del Buró de Crédito para evaluar si autorizan ese producto a quien lo requiere, de acuerdo al riesgo de impago que haya presentado en el pasado.

De allí que la cuestión más importante no sea cómo salir del Buró de Crédito, sino más bien, cómo manejar las finanzas propias para no contraer deudas impagables que afecten nuestro historial del Buró.

Tarjetas de crédito, trampa sin fondo

En ocasiones los usuarios de servicios financieros dejan de utilizar sus tarjetas de crédito con una cierta indignación, porque la deuda que acumulan por su utilización toma la forma de una auténtica “bola de nieve”, que ya no se puede detener por más que se intente. Pero en este caso el plástico no es el culpable del problema. Lo que debe buscarse es hallar la causa por la que el adeudo se generó.

Por lo general la culpa no la tiene la entidad bancaria, ni del esquema de intereses que maneje la opción crediticia que se tenga contratada. El origen de una deuda impagable por lo general tiene que ver con lo siguiente:

Pagar más allá de las reales posibilidades financieras que se tengan. Aun cuando se salga avante de un problema de adeudo crediticio, de no cambiar los malos hábitos de administración financiera que se tengan, tarde o temprano se volverá a caer en una situación similar. Pero el problema también está relacionado con no estar preparado para las emergencias que se lleguen a presentar, como situaciones de enfermedad o desempleo.

Falta de cultura financiera

Otro factor que incide notablemente en el asunto es la falta de cultura financiera que se tenga. Por ejemplo, pagar solo el mínimo, permitir que la deuda siga aumentando, o bien contratar opciones crediticias sin haber revisado la capacidad económica que se tenga, revela una gran ignorancia o desconocimiento en asuntos crediticios que ningún tarjetahabiente responsable se puede permitir.

La culpa de una deuda impagable no es de la tarjeta de crédito, sino de quien utiliza esta última. Es algo que se debe asumir con responsabilidad y buen juicio, antes de buscar cualquier solución a un problema financiero así, como podría serlo, la renegociación de la deuda bancaria que se tenga.

Cómo salir del Buró de Crédito

A final de cuentas, cualquier persona que realice una operación financiera en el sector formal, quedará incluida en el Buró de Crédito. Por lo consiguiente el problema no es cómo salir del Buró de Crédito, sino el tipo de antecedentes, positivos y negativos acerca de nuestros hábitos de pago, que tenga esa entidad en su poder.


Categorías:
Buró de Crédito Creditos en México Tarjetas de Crédito

Comentarios