Buen Fin, utiliza tu tarjeta de crédito con inteligencia

En plena campaña comercial del Buen Fin, se tiene un gran entusiasmo por realizar compras variadas. Es algo que pocos consumidores pueden resistir: una serie de promociones, ofertas y descuentos que por lo general no se repiten a lo largo del año. Con el objetivo de no abusar de la tarjeta de crédito para las compras del buen fin, en lo que sigue les ofreceremos algunos consejos para utilizar con inteligencia y sentido práctico este valioso, pero al mismo tiempo riesgoso recurso bancario. De entrada, siempre será una buena recomendación la siguiente: utiliza tu tarjeta de crédito con inteligencia para las compras del Buen Fin.

El público consumidor aprovecha las jornadas del Buen Fin para realizar compras de artículos que requieren y otros no tanto. En general muchas familias aprovechan la ocasión para conseguir los obsequios para Navidad o para el Día de Reyes.

Comprar a crédito en el Buen Fin

Hay que tener siempre presente que más allá de los pagos accesibles y las promociones, tarde o temprano habrá que pagar por esos productos. Las facilidades de pago no dejan de ser una modalidad de crédito, es decir, se divide el costo del producto en varios pagos y eso es positivo, ya que les permite a los usuarios de servicios financieros adquirir mercancías pagando a cómodos plazos y en muchos casos sin tener que cubrir intereses.

Pagos extensos a crédito, carga al bolsillo

No hay que olvidar que si se compra un producto a crédito en el Buen Fin, que se deba pagar en 12 meses sin intereses, no deja de ser un año entero de sacrificio financiero. Por lo menos tendremos que cubrir el pago mínimo al mes para que los intereses no nos abrumen y al final tener eventos de morosidad o impago. Habrá que revisar el crédito que se ha manejado en una compra a meses para comprobar que en efecto no nos serán cobrados los intereses, o bien, al final deberemos cubrir con nuestros pagos un sobreprecio por ese financiamiento.

Comprar productos con el plástico crediticio durante la campaña del Buen Fin implica que, por lo menos, realicemos previamente un cuidadoso presupuesto acerca de las compras que se pretenden realizar, con respecto al crédito del que podemos disponer sin afectar nuestros bolsillos irremediablemente. Nunca se debe olvidar y más aún en el marco del Buen Fin, que el crédito no debe ser considerado como una extensión de nuestro sueldo, sino solamente un recurso de pago para emergencias.


Categorías:
Créditos Creditos en México Tarjetas de Crédito

Comentarios