Arreglar mi Buró de Crédito

Muchas compañías o supuestos expertos aseguran ser capaces de borrar nuestros antecedentes negativos del Buró o el Círculo de Crédito con tan solo pagar una fuerte cantidad financiera. Pero la verdad es que la promesa que nos hacen estas instancias de dudosa reputación, no es algo que pueda realizarse. Lo único que conviene hacer para fines de “arreglar mi buró de crédito” es mantener unas finanzas sanas, practicar el ahorro y evitar las deudas impagables.

De modo que la cuestión acerca de cómo arreglar mi buró de crédito, no debe tratar de solucionarse por medio de milagrosas instancias, sino más bien por medio de un uso juicioso del crédito bancario y procurando ahorrar lo más posible.

Las prácticas financieras más positivas no benefician solamente a un integrante de la familia, sino a todos los que pertenecen a ella. Una resolución no adecuada o tomada precipitadamente puede afectar el porvenir financiero del hogar e incluso la estabilidad emocional de todo un grupo familiar.

El modo más acertado para definir la responsabilidad de quienes tienen bajo su cuidado una familia, es la que día con día repiten los especialistas en el ahorro: tener el control del presente es planificar adecuadamente del futuro.

Realidad económica

Conseguirlo es cuestión de práctica. Lo primero es identificar en qué circunstancias nos hallamos actualmente en cuestión de ingresos, deudas, gastos y proyectos variados.

No hay que realizar este ejercicio sin apoyo. Es un asunto que concierne a todos los integrantes de la familia, con un balance general y colectivo de lo que el grupo precisa. De cualquier modo, es aconsejable plantearse y metas y objetivos a largo y corto plazo.

En cuanto se haya identificado la realidad económica de la familia, lo que sigue es planificar el modo en el que todos los miembros del grupo, chicos y grandes pueden participar en la nueva estrategia familiar.

Plazos a corto y largo plazo

Los objetivos a mediano plazo, por lo general tienen un lapso de un año o año y medio. Una de las metas en ese periodo puede ser la creación de un fondo de emergencia en nuestra institución bancaria favorita.

A mediano plazo, se trata de uno de los objetivos que se intentan cumplir en plazos no superiores a cinco años. En ese periodo, existen muchas probabilidades que si un grupo familiar ha ahorrado con la disciplina necesaria, pueda usar el dinero para el pago de la cuota inicial para comprar una casa o comenzar una empresa propia.

Por último, tenemos metas a largo plazo, que no tienen una fecha determinada de culminación y son aquellas que nos garantizan estabilidad personal y financiera de manera indefinida. Todo lo anterior se consigue gracias al ahorro. Solo siguiendo estos consejos se tendrá una real posibilidad de arreglar mi Buró de Crédito, sin riesgos y de manera formal.


Categorías:
Buró de Crédito Créditos Creditos en México

Comentarios